franco

El coronavirus también daña el corazón: la inflamación aún es posible después de la infección